Misterios

“En arte no hay progreso, sólo hay un desarrollo; los temas artísticos son siempre los mismos desde el comienzo de los tiempos, y no hay más que cinco o seis: la búsqueda de Dios, el sexo, la muerte, la belleza de la naturaleza... cada artista habla de las mismas cosas que sus predecesores, pero usando las palabras de su tiempo. Lo que no es mejor ni peor.” Christian Boltanski

En cada una de sus intervenciones públicas, retoma estas sentencias que lo sitúan dentro de una secuencia histórico-artística vasta, casi genérica que alude, quizás, a la presencia del arte como una necesidad humana, social, en cualquier tiempo y lugar. Las formas que asumen estas cuestiones cambian según tiempos y lugares. También, en la trayectoria de vida de artistas que, como Boltanski, toman el desafío de volver una y otra vez sobre estos temas ensayando distintos recursos. De las instalaciones intimistas en espacios cerrados, ausentes, muchas veces abandonados o semiruinosos, pobladas por escasos objetos que reconocemos de uso cotidiano y de una materialidad muy despojada, pasa a la inmensidad del espacio abierto.

En el marco de BIENALSUR, realizó un viaje exploratorio a Patagonia donde encontró el sitio capaz de atrapar los vientos así como esa dimensión de infinito en el horizonte extendido entre cielo, piedras y mar. Allí, una osamenta de ballena parecía ofrecerse espontánea, como parte de esta experiencia.

Emergió entonces la obra: tres grandes trompetas de hierro, instaladas en aquella orilla de Chubut al arbitrio de los vientos, se emplazaron para emitir sus sonidos indefinidamente. Boltanski creó un mito, el de unas bocinas que impulsadas por el viento intentan dialogar con las ballenas acerca de aquellas preguntas existenciales.

Deja una marca en el paisaje. Instala una sonoridad nueva. Nos hace partícipes a través de un video que, en sincronía con el tiempo real del espectador, se proyecta en otro sitio a cientos o miles de kilómetros de distancia. Construye una leyenda, destinada a desafiar el tiempo y dar continuidad a su trabajo.